lunes, febrero 15, 2010

Parados coyunturales

Según la Encuesta de Población Activa, en diciembre de 2006 la tasa de ocupados era del 58,58 por ciento, mientras que la de parados era del 8,3. En el mismo mes de 2009, en cambio, la tasa de ocupados subió hasta el 59,76 por ciento y la del paro se disparó hasta el 18,83. Es decir, el paro ha subido 10 puntos en 3 años mientras que la ocupación apenas 1 punto.

En un mundo ideal y lógico, conforme el porcentaje de parados asciende, baja el número de afiliados, pero la crisis económica ha provocado mucho más que el lógico aumento de paro. La crisis ha provocado que existan miles y miles de parados coyunturales, es decir, gente que se ha apuntado a las listas del paro y que busca empleo ahora y que antes no lo hacía por motivos bien distintos.

Desde gente que su propia economía sumergida ya no da para más (trapicheos varios) hasta personas de una familia que antes vivían del trabajo de uno de sus miembros (por ejemplo obreros psuedo-burgueses) y que ahora, ante el paro o la reducción de sueldo de éste, se apuntan a la búsqueda de empleo, optando también a percibir alguna de las numerosas ayudas a los desempleados que existen. Sin duda, toda esa gente, cuando las cosas vuelvan a su cauce algún día (ojalá), dejarán de estar apuntadas en el paro, produciéndose la situación inversa descrita anteriormente: el paro bajará más de lo que subirán las afiliaciones.

Qué quiere decir esto, ¿que el número de parados actual, más de 4 millones, es irreal? Pues sí y no. Sí porque todos son personas que buscan empleo, sin duda; y no porque muchos dejarán de buscarlo cuando mejoren sus situaciones personales familiares, por lo que si no encuentran ellos un trabajo y sí lo hace la persona que antes les sustentaba, casi que mejor. Están en el paro por necesidad, no por auténtico interés de trabajar. Son parados coyunturales de esta crisis que revela que, además de la destrucción de empleo en el país, había mucha gente que vive del sueldo de los demás, una situación que no valoro ni positiva ni negativamente, sólo que es así.

Aun todo lo anterior, el problema del paro va a ser el gran lastre que arrastremos mucho tiempo, más cuando habrá miles de personas que, como anuncian hoy, tendrán muy difícil volver al mercado de trabajo ya que tienen pocas opciones de trabajar, una formación más concreta o limitada para unos sectores, como el de la construcción, que volverá a crecer pero en menor medida y exigiendo menos mano de obra. Es un sector de ejemplo, pero a todas esas personas son a las que hay que dirigir las medidas de creación de empleo y pensar a la hora de reconvertir o crear nuevas estructuras productivas en España.

Etiquetas: , , , ,