lunes, febrero 11, 2008

Format C:

Llevo desde el viernes pasado pasando archivos del ordenador de mi hermana y el mío al de mi hermano, escrutando bien los discos duros para no perder nada importante o irrelevante. No me gusta tirar nada, ni siquiera a la papelera de reciclaje: ahí están mis juguetes y los de mi hermano y ay de aquel que tenga la menor intención de deshacerse de lo que queda de ellos.

Pasada la información toca formatear. Los maqueros y maqueras que puedan leerme estarán diciendo algo así como "si tuvieras un Mac no tendrias que formtear" o cosas por el estilo. No me convenceréis, de momento. No me cuesta demasiado formatear el PC, es casi ya una rutina. Antes el principal problema lo tenía a la hora de guardar la información, que no me era suficiente con cd y dvd regrabables. Ya eso acabó, va todo al disco duro de otro ordenador por red local y listo.
Normalmente en un día o dos tengo ya todos los programas principales instalados sin problemas. Siguiendo un orden lógico y necesario no es complicado: Sistema operativo, gráfica, sonido y luego los programas y utilidades que hacen la vida mejor y que tengo bastante bien sabidas de tanto usarlas. Ya cuando vayan surgiendo necesidades, instalaré las demás.

A la hora de recuperar mis archivos, lo primero que he psado ha sido la carpeta de mis documentos, que alberga archivos de muy posiblemente de unos seis años. Si se perdiera sería todo un dramón que no sé qué haría, si bien es cierto que muchísima de esa información no la consulto nunca y seguro que si me pusiera mínimamente estricto, la borraría. La segunda carpeta que he vuelto a pasar a mi ordenador es la de música, que es como una droga. De todo el tiempo que paso delante de mi ordenador, el 90 por ciento por lo menos hay música reproduciéndose y, por supuesto, mal-cantándola por mi parte. Estar dando voces y haciendo lamentables falsetes en mi cuarto solito, es síntoma ya de que mi ordenador vuelve a estar como siempre.

Con suerte, para esta semana habré pasado todo a mi pc, incluyendo los archivos de mi hermana y los de mi hermano. Y me tocará formatear y reinstalar programas en ambos ordenadores, que una vez hecho en el mío, tampoco debería ocuparme demasiado. Bueno, lo unico que me ocupa es parte de mi tiempo, que a falta de nada mejor, qué voy a hacer, y parte de mi ya ocupada habitación. Ahora mismo tengo tres torres de ordenador, un monitor, cables de las tres torres, un escaner, una impresora, la caja de herramientas, tornillos a punta pala, la aspiradora... y paro porque puedo seguir con la bicicleta plegable, los patines, la tienda de campaña, una silla del salón, una caja enorme con más cajas dentros, un ventilador vertical, una minicadena, la guitarra, un perchero, mochilas de acampada, un somier, una mesa de delineante y creo que "nada más" así destacable. Si ya lo digo yo siempre: mi cuarto es como el trastero de mi casa, todo lo que sobra o no tiene sitio, va para aquí.

En fin, que ando liado haciendo de informático de mi casa, aunque prefiero no decirlo muy alto que luego la gente te toma por el amigo informático que puede solucionarle cualquier problema que tenga, aunque sea con la secadora. No me gustaría tener que entregarle la tarejta de la foto (vía Microsiervos) y que desde hace poco tiempo llevo en mi cartera para regalar.

De vídeo pongo la canción que me ha inspirado este post de "vuelta a la normalidad", nor por la letra, sino por ser una de las habituales que suelo destrozar.


Robbie Williams (cómo no) - Karaoke Star



Etiquetas: , ,

1 Comments:

Blogger Sergio said...

el mio me toca formatearlo ya mismo tambien............. y pienso igual ke tu, pierdo la musica y me da algo!

11/2/08 22:45  

Publicar un comentario

<< Home