viernes, julio 13, 2007

Deshojando margaritas

Hay más pros y más contras que surgen instantáneamente. Pero a casi cada contra le sigue una especie de pro que casi lo anula: una ventaja que convierte el contra en pro. A casi todo contra...

Pros:
- Una oferta de trabajo para un gabinete de comunicación en Almería, estando de becario durante el verano y con muchas opciones de trabajar de fijo al acabar el verano. Por horario y carga de trabajo, gabinete suele ser una de las mejores salidas profesionales del periodismo.

- Tengo amigos y compañeros que me dejan alojarme unos días en su piso hasta que encontrase otro para vivir. Además ese tiempo lo podría utilizar como período de prueba en el propio trabajo.

- Una experiencia nueva. Vivir fuera de casa tras 21 años. Tener una vida más independiente. no es que no tenga una vida independiente aquí, sino que tal vez sea demasiado dependiente. Hay que empezar a vivir la vida de cada uno. No es mal momento para hacerlo.

- Conocer mundo, aunque sea parte de Andalucía y no esté tampoco muy lejos de Málaga, apenas 210km. Conocer nuevas gentes, nuevos lugares, nuevos ámbitos de trabajo y de vida. Conocer más y distinto.


Contras:
- Nunca he salido de casa más de 4 días seguidos. Vértigo. No sabría vivir sólo y tampoco sé si puedo vivir con otras personas que no son mi familia. No sé cocinar, lavar, planchar, llevar una casa sólo o de forma compartida. Y mil cosas más que no sé hacer. / Siempre hay una primera vez para aprender y éste puede ser un buen momento.

- No podré venir a mi casa muchas de las veces que quisiera. No podré ver a mis amigos, a mi familia cuando quiera. / Aunque siempre estarán ahí y tampoco me voy eternamente. Además, cada uno debe hacer su vida en algún momento.

- No tengo alojamiento garantizado una vez no pudiera disponer de la casa de Rafa. El sueldo que tenga, ya sea de becario o de fijo no va a darme más que para decidir si mantendré la figura durmiendo debajo de un puente, o moriré de hambre bajo techo. / Siempre pueden echarme en el periodo de pruebas o tras hacerme una entrevista, o decido irme porque no me gusta el trabajo o veo que soy incapaz de vivir lejos de Málaga. Puedo volver a casa sin ningún problema. Quizás pase lo contrario de cualquiera de esas cosas. Hay que intentarlo.

- No se lo he dicho aún. No sé si se lo voy a decir. No sé si ahora puedo, si serviría de algo o si cambiaría la decisión que pudiera tomar. Es más, tengo que tomar la decisión para el lunes, y no creo que se lo diga este fin de semana. No lo he hecho en meses, no voy a poder ahora...


Siempre he dicho que no me importa irme de casa a vivir mi vida, a trabajar en otra ciudad, con ambientes nuevos. Nunca lo he hecho pero siempre he estado dispuesto, era una opción que he tenido siempre en la cabeza como posible, como gustosa, incluso. En casa como en ningún sitio, pero que mejor que una gran casa aquí y donde pudiera ir. Me sé la teoría, la asumo. Pero ahora está tan cerca la práctica que a uno le entra algo de vértigo.

No soy el primero que se va de casa a trabajar fuera, o a estudiar. Y me iría en principio a casa de un amigo de la Universidad. Cuánta gente, él por ejemplo, han dejado su ciudad, sus amigos, su familia, con menos edad para ir a estudiar a, por ejemplo, Málaga. O ido a otra ciudad sin un puesto fijo, a ganarse la vida desde cero. Y qué han hecho? Enriquecerse como personas. Crecer en la experiencia de la vida. No es algo tan malo ni tan difícil. "Cualquiera" lo puede hacer. El caso que todos esos cualquieras no son yo, y aunque me valen todas sus experiencias, siguen siendo suyas. Yo también puedo contarle algún día cercano las mías. Mis experiencias, mi vida.

Alejandro Sanz - La margarita dijo no

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger Oneyed-Jack said...

Mejor intentarlo, aunque no te salgan las cosas redondas, antes que pasarte años preguntándote que hubiera pasado si te hubieses atrevido.

Ánimo!

14/7/07 15:54  

Publicar un comentario

<< Home