miércoles, febrero 28, 2007

La verdad del 'loco'

Después de ver el vídeo en el que Jesús Quintero da su opinión sobre la decisión de la dirección de TVE de no emitir la entrevista a José María García realizada la semana anterior, me sorprende que los medios de comunicación recojan simplemente que Quintero no “comparte” esa decisión. Lo primero es que Quintero no conjuga el verbo ‘compartir’ en ninguna de sus formas posibles durante los poco más de tres minutos en los que habla del tema; lo que dice es que “no puede estar de acuerdo” o está en “profundo desacuerdo”. Es una tontería, pero se empiezan poniendo sinónimos a las palabras y acaban cambiándose los significados después sin que nos demos cuenta. Lo segundo es que creo que hay aspectos en sus palabras mucho más importantes que el simple no ‘compartir’ la decisión de TVE, como cuando dice que él no lo habría hecho porque siempre ha creído, cree y creerá “en la libertad de expresión como valor democrático y como esencia de su trabajo y su vida”. ¿Insinúa falta de valor democrático en TVE? ¿Insinúa que en TVE hay falta de libertad de expresión? Puede que lo insinúe, pero también hay que tener claro que, como señala Nacho Escolar en su blog, no podemos caer en la confusión “del todo vale a que la libertad de expresión sirva de excusa para las mentiras, a que insultar y calumniar sin pruebas salga gratis”, y por desgracia, señala Nacho, a eso es a lo que nos han acostumbrado los medios en los últimos tiempos.

Quintero recalca en varias ocasiones el que la decisión es “unilateral” por parte de TVE, a la par que “desmedida”, y que él no ha tenido nada que ver. Me parece bien que lo diga, que quede claro quien ha sido el responsable último de esa decisión y a quién hay que dirigirse para mostrar su acuerdo o desacuerdo por ella. Quintero sólo hizo la entrevista, mejor o peor, tolerando más o menos, incidiendo en unos temas más que en otros o viceversa. Jesús Quintero dice considerarse más “víctima” que culpable de algo y que la “polvareda” levantada es para enturbiar su trayectoria profesional. No conozco muchos enemigos de Quintero, ni siquiera competidores que quieran verle fuera de la escena pública. Todo el mundo sabe que es único haciendo las entrevistas que hace, manejando el ritmo, las palabras y los silencios como nadie, pero es también cierto que es lo que lleva haciendo durante toda su “trayectoria profesional” y que es algo repetido, sobre todo cuando se suelen destacar más las formas que el fondo y las formas nunca cambian. Lo explica mejor Pérez de Albéniz…



Quintero no ha presentado su dimisión, da sus razones de ellos y también dice que en su contrato con la cadena pública, en caso de “desavenencia o discrepancia, prevalece el criterio de TVE”, el cual, acata. Cada uno sabrá qué condiciones firma en sus contratos, pero creo que ni a Quintero ni a nadie hoy día le sorprende que puedan pasar estas cosas en España. Por último, es toda una declaración la despedida con un “buenas noches y buena suerte”, que aunque puede ser también pura demagogia, resalta la presencia de la censura, en cualquiera de sus formas, en los medios, sobre todo aquellos que están más controlados por los políticos.

---------------

Barry Ryan - Eloise



Etiquetas: , , ,